Visitar Grand Central Terminal en Nueva York

Tabla de contenidos

Visitar la Grand Central Terminal de Nueva York es una actividad imprescindible en tu viaje a la Gran Manzana.

¿Acabas de llegar desde el aeropuerto JFK a Manhattan y escoges la Grand Central Terminal como tu primera visita en Nueva York? Has elegido muy bien.

No te va a defraudar para nada. En este post, te vamos a explicar todo acerca de esta estación. Aquí vas a tener una guía para que puedas visitar Grand Central Terminal a fondo y de forma muy sencilla.

Grand Central Terminal, una estación única en el mundo

La Grand Central Terminal de Nueva York es la estación con más andenes del mundo. Tiene 44 y cuenta con 67 vías subterráneas.

¿Qué quiere decir esto? 

Que no vas a conocer solo una estación mítica y con una estética única. Además, vas a estar en un mastodóntico edificio en el que no solo podrás salir o llegar de Manhattan en tren y recordar alguna de las películas allí rodadas, sino que además podrás comprar e incluso comer en uno de sus restaurantes.

Una de las cosas que la hace única es el volumen de personas que al año pasan por ella. Si sumas las personas que utilizan la misma por sus trenes, las que lo hacen por su metro y por último, todos los turistas que la visitan y que la utilizan para comprar o comer, son alrededor de 140 millones de visitantes al año.

Pero es que no se queda en una bonita estación con gran afluencia de gente. ¡Además tiene secretos escondidos que deleitan al turista!

Te los vamos a contar todos, pero antes queremos que conozcas las partes de esta estación y las distintas formas que tienes de visitarla.

La estación se inauguró el 2 de febrero de 1913.

Visitar Grand Central Terminal de Nueva York

Situada en la calle 42, el nombre por el que ahora la conocemos no fue el mismo desde el primer momento. Antes de esa fecha, ya existía Grand Central Depot y luego Grand Central Station.

¿Qué sucedió para que llegara a ser lo que es ahora?

Tuvo que suceder una tragedia para que se convirtiera en lo que es a día de hoy.

El 5 de enero de 1902, un maquinista provocaba, al saltarse un semáforo en rojo, un accidente en el que morían 60 personas.

La familia Vanderbilt, mecenas de la estación, tras este fatal suceso, decidieron modernizar la estación hasta convertirla en el icono mundial que hoy en día es. Para ello, lo primero que hicieron fue soterrar las vías y hacer que los trenes a vapor pasaran a mejor vida.

Las distintas partes de la estación Grand Central Terminal

Fachada

Coronando ésta, tenemos una escultura de Minerva, Mercurio (Dios del comercio y de los viajes) y de Hércules.

Esta escultura es conocida como “La Gloria del Comercio” y envuelve el gran reloj de cristal de Tiffanys. A ambos lados, sendas águilas custodian esta estación.

Techo de la bóveda del gran vestíbulo

Diseñada por J. Monroe Hewlett y Helleu, este precioso techo color aguamarina es el símbolo de la estación.

En él, están representadas las constelaciones del zodiaco. Pero, si te fijas bien, verás que no están posicionadas correctamente.

Todo parece indicar que a la hora de hacerlo, hubo un error. En vez de diseñarlo con los planos mirando desde abajo, se hizo como si la representación se hubiera pintado en el suelo, mirándola desde arriba. Es decir, lo vemos al revés. Si la bóveda fuera transparente, sería desde el aire, desde el único sitio que lo veríamos al derecho.

Los diseñadores siempre defendieron que estuvo hecho así adrede, para representar la visión que tendría Dios de tales constelaciones. Es decir, ellos siempre han insistido que representa la visión de Dios.

La verdad nunca la sabremos.

Main Concourse

Es la parte principal de Grand Central Terminal con 38 metros de altura. Su techo y sus ventanales le dan un aura difícil de explicar. La luminosidad imposible de igualar en una estación de tren.

Disfrutarás tan solo con sentarte y observar el trasiego de personas yendo y viniendo, imaginando a dónde se dirigirán y comprobando como la Grand Central Terminal de Nueva York es uno de los puntos con más vida de toda la ciudad.

Visitar Grand Central Terminal de Nueva York

Aquí se encuentra uno de los relojes más famosos del mundo. Se trata de un reloj de cuatro caras construido en 1913 por la compañía Seth Thomas. Se estima que, de subastarse, podría venderse por 10 millones de dólares.

Por cierto, hablando de relojes, te diremos una curiosidad sobre los relojes de Grand Central Terminal. Así como el reloj de Tiffanys de la fachada que antes te mencionamos, como este de cuatro caras, marcan la hora exacta, no ocurre lo mismo con el panel digital situado encima de las taquillas. Todos los trenes salen un minuto después de lo que marca dicho panel.

Desde el 11S, una gran bandera norteamericana cuelga de lo más alto de la sala.

La gran estación central de Nueva York

Vanderbilt Hall

Vanderbilt Hall era la antigua sala de espera, ahora acondicionada para acoger mercadillos navideños y exposiciones durante el resto del año.

The Dining Concourse

El rincón de comida no falta en la Grand Central Terminal de Nueva York. Situado en la planta baja, los puestos de gran diversidad de restaurantes se van sucediendo en esta zona. Esta sala junto con todas las tiendas de las que dispone la estación convierten a Grand Central Terminal en el centro comercial más rentable de Estados Unidos.

El más famoso y el que hay que destacar por encima de todos es Oyster Bar, que lleva abierto, ofreciendo marisco, desde el primer día en el que se inauguró Grand Central Terminal.

Oyster Bar también es famoso por ser el punto clave para encontrar la siguiente zona a visitar de la estación.

Whispering Gallery (Galería de los susurros)

Justo delante del Oyster Bar, te encontrarás con la sala “Whispering Gallery”, en la que si te sitúas en uno de los rincones de la misma y hablas en voz baja mirando a la pared y otra persona se sitúa justo en el extremo opuesto, te escuchará perfectamente, por tenue que haya sido tu susurro. El sonido de la voz circulará sin problema a través de las cornisas de la sala.

Esta obra curiosa la diseñó el arquitecto valenciano Rafael Guastavino y desde siempre ha sido el lugar romántico de la estación, ya que en él se han hecho a lo largo de los años, más de una pedida de matrimonio.

Es uno de los rincones secretos de Nueva York. Si te gustaría conocer más lugares secretos de la ciudad, entra aquí.

Rincón de los besos

Los puntos románticos que deberás visitar con tu pareja no acaban en la Galería de los Susurros.

Entre las vías 39 y 42, es común ver a muchas parejas besándose.

¿El motivo? Antiguamente eran las vías destinadas para que llegaran los trenes de larga distancia. Es decir es donde se daban más despedidas y reencuentros.

Grand Central Market

Si quieres encontrar productos gourmet para comer, no vas a encontrar delicatessen mejor que en Grand Central Market. ¡Eso sí, los precios van a la par!

New York Transit Museum Store

Si eres aficionado al mundo de los trenes, aquí encontrarás todo el merchandising que imagines sobre metros y trenes.

Cómo visitar la Grand Central Terminal de Nueva York

Tienes 4 formas de visitarla:

  1. Visita por libre: Te será fácil siguiendo esta guía y no dejándote ninguna de las partes que aquí te hemos indicado.
  2. Con la app oficial de Grand Central Terminal: Tiene un coste de 4,99$.
  3. Con un tour guiado: El coste es de 25$ por persona, contratándolo en la ventanilla de la estación que indica “GCT Tour”.
  4. Con la audioguía: En la misma ventanilla, puedes por menos dinero (9€) tener tu audioguía (disponible en español).

Cómo llegar a Grand Central Terminal

Para llegar a Grand Central Terminal, cuya dirección exacta es 89E. 42nd St., lo puedes hacer en:

  • Tren => Metro North – Líneas Harlem, Hudson Y New Haven.
  • Metro => Líneas 4, 5, 6, 7 y S.
  • Autobús => Líneas M1, M2, M3, M4, M5, M42, M98, M101, M102, M104 y Q32
  • Andando => desde Times Square es un precioso paseo que puedes hacer a través de la 44 y llegando en 10 minutos o desviándote hasta la 42 con la 6ª y cruzar Bryant Park.

Los secretos mejor guardados de la Grand Central Terminal de Nueva York

Si bien antes te nombramos la Galería de los Susurros y El rincón de los Besos como partes de la estación, también entran en este mágico apartado de los secretos que nadie a simple vista sabe de Grand Central Terminal.

Pero a parte de esos dos, te dejamos estos 5 más para que cuando te dispongas a visitar Grand Central Terminal sea toda una experiencia.

Vía fantasma

Hay una vía, en concreto la 61, fantasma en la estación. Esta, en sus inicios llegaba hasta una central eléctrica. Cuando esa estación se derribó y se sustituyó por el lujoso hotel Waldorf Astoria, la vía 61 dejó de utilizarse.

Eso es lo que todo el mundo cree, pero no es cierto del todo. Se dice que es una vía de escape para presidentes que se alojen en el citado hotel. Es más, esto ya ocurrió con Roosevelt, algunas de las veces en las que estuvo allí alojado.

Hojas de roble y muchas, muchas bellotas

El lema de la familia Vanderbilt (propietarios de la estación) dice así: Los grandes robles crecen de pequeñas bellotas.

Es por ello que, si te fijas, encontrarás multitud de hojas de roble y de bellotas talladas en arcos y demás elementos arquitectónicos que pueblan toda la estación.

Un agujero y una mancha que nadie ve

Cuando estés bajo el techo aguamarina de la sala principal de Grand Central Terminal, queremos que mires hacia arriba y te fijes en la parte de arriba de Piscis. Allí verás un pequeño agujero.

Coincidiendo con el lanzamiento del Sputnik ruso, los americanos colocaron un cohete en la estación, a modo simbólico y de demostración de gran poder. Para hacerlo, tuvieron que agujerear el techo y ese pequeño agujero se quedó para siempre.

Cómo visitar Grand Central Terminal en Nueva York

Además, si miras hacia Cancer ahora, verás una mancha muy negra. 

¿Qué significa? Así era como estaba el techo antes de las renovaciones que tuvo. ¿El motivo? Las ingentes masas de gente fumando, provocaron que el humo fuera haciéndolo cada vez más negro.

Se quedó esa mancha como recuerdo.

Vanderbilt Tennis Club

Existe una pista de tenis en la propia estación. Eso sí, al alcance de muy pocos.

Serena Williams y otros famosos han alquilado esta lujosa pista de tenis, en pleno Grand Central Terminal.

Sala M42

Sala de máquinas que controla toda la estación. Solo se puede acceder por un único ascensor y una pequeña escalera.

Se dice que los nazis intentaron sabotearla en 1942 y es desde ese momento que está protegida por guardias armados.

Además de todos estos maravillosos secretos que hacen a la estación distinta a todas cuantas hayas visto, también te queremos decir dos curiosidades que no sabes:

Curiosidades de Grand Central Terminal de Nueva York

1 – Un cine que ya no existe

Esta estación no ha estado solamente relacionada con el cine por las películas que allí se han rodado, sino que la propia estación tuvo un cine propio desde 1937 hasta 1967.

Allí se proyectaron documentales, dibujos y películas cortas para entretener la espera de los viajeros durante 30 años.

2 – Jacqueline Kennedy Onassis salvó la Grand Central Terminal

La estación ha tenido sus malos tiempos. Tiempos que a punto estuvieron de provocar que dejara de existir.

En los 50, el mal momento se capeó con la venta de la parte norte de la estación, que fue convertida en el rascacielos Pan Am y que más tarde se convertiría en el mítico MetLife Building.

En 1968, los malos momentos acechaban con fuerza la existencia de Grand Central Terminal. Para rentabilizarlo, se pensó construir un edificio justo encima de la estación.

La insistencia del pueblo neoyorkino y de Jacqueline Kennedy Onassis (gran amante de este enclave de Nueva York) provocó que se le nombrara como edificio histórico y que su integridad no peligrara nunca más.

Consejo extra antes de visitar Grand Central Terminal

Si te gusta la NBA y además quieres un sitio muy recomendable para comer en Grand Central Terminal, debes ir a:

Aunque no tenga decoración propia de Sportbar, es un excelente restaurante propiedad de Jordan y en cuyos inicios se podía comprar distinto merchandising del propio restaurante.
Si te sitúas justo al lado de la barandilla, las vistas que tendrás son simplemente espectaculares. ¡Muy recomendable!


Para terminar, te enseñaremos la vista nocturna que puedes tener a la salida de Grand Central Terminal, del edificio Chrysler. Inigualable.

Visitar Grand Central Terminal de Nueva York

Para terminar, entra en este enlace para leer muchos más artículos de Nueva York y preparar tu estancia en la Gran Manzana. Y si no tienes tiempo ni sabes por dónde empezar, aquí tienes nuestro servicio que te ayudará a prepararlo todo de forma perfecta.


¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo visitar Grand Central Terminal de Nueva York? Dínoslo en los comentarios y te ayudaremos encantados.

Víctor y Arantxa

Get your kicks on Viajes Road Trip USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

DESCARGA ESTE EBOOK GRATUITO

20 lugares poco conocidos de USA que debes conocer al menos 1 vez en la vida

Descubre los “20 lugares poco conocidos de USA que debes ver al menos 1 vez en la vida”

Responsable: Viajes Road Trip USA Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Active Campaign con titular Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

DESCARGA ESTE EBOOK GRATUITO

smartmockups_kpe00mum

Descubre los “20 errores de novato que no debes cometer en tu primer viaje a USA”

Responsable: Viajes Road Trip USA Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Active Campaign con titular Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

¿Quieres descargar nuestras guías gratuitas?

Antes, una pregunta rápida para poder acertar con nuestro regalo:

¿HAS VIAJADO YA A USA?